miércoles, 12 de julio de 2017

Millennial’s y generación Z.


Para empezar tengo una edad que me pone en medio de la generación X y los milenial, los vendedores de cosas me llaman "xilenial" para que más o menos entiendan el espectro del que les hablo; entonces es un horror de conceptos; pero me gustaría hablar de los milenial que ya son parte de la mayoría en este país y yo me podría considerar dentro de la primera minoría en un esquema de representación parlamentaria.

Los milenial comienzan a obtener empleos; algunos de ellos mucho más cómodos que los que tenemos puestos de oficinista o algunas clases de emprendedores; como algunos privilegiados de esta generación que sobrevive de ganancias en YouTube, Facebook, patrocinadores, y quizá no atravesaron por la imperiosa necesidad de escribir como yo.

La integración en la industria, servicios y oficios de esta generación por hablar de los pocos que conozco es interesante ya que vivieron circunstancias diferentes a las que viví. Por ejemplo tienen universidades más cerca de su casa (hablando de México); si no les gusta un profesor en la universidad, se pueden meter a Youtube a elegir de entre el amplio catálogo de profesores universitarios del mundo, terminar su clase y resolver sus dudas; pueden leer enciclopedias más completas que las de su propia escuela como Wikipedia que si la viví.

También sin hablar de todos, sólo de los que conozco, tienen menos miedos que las viejas generaciones, son más manipuladores que la generación X o los babby bomer pero al mismo tiempo más conscientes de la realidad nacional, de la realidad laboral, incluso de cosas complejas como la mercadotécnia, es decir, un mercadólogo le será más complicado venderle a un milenial una marca que a alguien de generación X que creció creyendo en las marcas y el statu quo añejo.

Con las cualidades que he descrito, quizá el choque generacional será mayor de lo que muchos esperan, porque si bien hoy, las viejas generaciones dominan la escena laboral, pienso que si un milenial se lo propone, las posibilidades de éxito serán mayores y desplazarán a la vieja guardia aún con su experiencia, por eso yo no pondría en duda sus capacidades.

Un ejemplo claro son los videobloggers mexicanos para separar los chicos que conozco de algo que todos conocemos, y es el éxito que logran tener con su trabajo profesional. Algunos de ellos son profesionales de su misma persona, se profesionalizaron en las redes sociales sin una escuela para vloggers, las cuales (estas escuelas), están surgiendo ya en nuestros días.

Quizá aún nos cuesta trabajo entender cómo es que la generación que ama a Maluma, ame también a Albert Camus simultaneamente, quizá soy demasiado entusiasta, pero si esta generación se lo propone, va a dejar una huella muy profunda en México, cuando menos hoy sacude la conciencia del presente, pasado y futuro de muchos.

Y la generación z nos va a sorprender aún más dependiendo la dedicación que les demos al prepararlos.


Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP