lunes, 11 de abril de 2016

Francisco Zea y el periodismo al mejor postor.



Hoy leí la columna de Francisco Zea en el diario Excélsior de la Ciudad de México, nada diferente a la las columnas de Manuel López San Martín defendiendo a Miguel Ángel Mancera.

En su columna habían cosas como "la defensa del puesto de Joel Ortega ex director del metro por sus acciones como cerrar la línea 12". Y me pregunté -¿Será posible defender a un personaje que violó derechos humanos de menores de edad durante un operativo en el que murieron muchos de ellos?, ¿Será posible defender a alguien con acusaciones por violación de derechos humanos?-


Luego acusa al gobierno pasado de Marcelo Ebrard (ex jefe de Mancera) de los fracasos actuales de la administración, acusa al gobierno de Hidalgo, al gobierno del Estado de México y a todos para lavar las manos de Miguel Ángel Mancera, -me extraño que no acusara a los aztecas de haber situado la ciudad en un Valle en una zona sísmica, en medio de un lago y pegada a un volcán para defender esta administración-.


Me queda el amargo sabor y sensación de que los periodistas de Excélsior o La Razón de México no están haciendo su labor de investigación, están haciendo una labor de solapar gobiernos potencialmente corruptos ya que de estos depende gran parte de sus recursos como medios informativos.

No nos extrañe leerlo en 2 años más apoyando la siguente administración en la Ciudad de México acusando a Mancera de causar los problemas de la gestión 2018 en la capital.

El problema de la Ciudad de México es y seguirá siendo la falta de planeación del gobierno actual, y dejar de culpar a todos los gobiernos pasados, y actuales periféricos de la pésima gestión capitalina. Y haberla usado como plataforma electoral para la presidencia de la República.

Que sepan los periodistas como Francisco Zea que los ciudadanos utilizaremos todas nuestras herramientas en los medios electrónicos para usar nuestro derecho de réplica. Y no dejar que se burlen de nuestra condición con argumentos clasistas (vivir en Chalco) o simplones como la flojera (de los capitalinos que usan auto).

Y todo por que los medios de comunicación no logran contener el enojo de los capitalinos en las redes sociales. 


Más información: Columna Excélsior

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP