sábado, 2 de abril de 2016

Carlos Arturo Baños y la incongruencia.


Leo dos columnas del profesor de la UAM Xochimilco, Arturo Baños Lemoine. La primera que me llama la atención es la que llama “La jauría mediática” y otra que titula “El feminazismo vs Gerardo Ortiz”.

Irónico llamar “jauría mediática” desde un medio de comunicación como “El Arsenal”. E irónico que un anarquista como dice su twitter apele al “Estado de Derecho”. Pero alejados de su opinión que puede cambiar cuando se le de su gana y simular estar en dos lugares a la vez, la incongruencia sobre su actuar es precisamente anárquico y alejado de algún posicionamiento racional, por lo que difícilmente pueda tener validez su pensamiento analítico.

Vivimos en un país donde ya dificilmente la “interpretación” de la ley puede llevar a la aplicación de la justicia sobre delincuentes; y luego tenemos profesores universitarios que imparten “clases de anarquismo” en las universidades para romper el frágil “Estado de Derecho” de un país con altos niveles de corrupción e impunidad; reventando esta ley con atajos o trucos sacados de la manga -no para justificar- “a nadie” -como el profesor lo dice-, pero si para ofrecer la versión del “por qué” no están en la cárcel tipos que abusaron sexualmente de una menor de edad.

El profesor escribe palabras más palabras menos: -Los chicos nunca se auto inculpan-; pero jamás habla sobre los antecedentes por homicidio que la prensa presenta sobre uno de los chicos. Por que si bien es un linchamiento mediático, (que pareciera injusto a óptica de Carlos Arturo), no es el primer crimen en el que se ven involucrados los jóvenes, (cosa que no menciona Carlos).

En ambos crimenes, los padres de los chicos usaron negociadores fuera de la legalidad para resolver los casos de sus hijos, por lo que es el segundo error en el que incurre el profesor Carlos, ya que se están saliendo del “Estado de Derecho”, yo no veo de ninguna forma al tal “Estado” en arreglos extrajudiciales, es aquí donde el Ministerio Público no actuó ante las denuncias con respectivas investigaciones o persecuciones de oficio.

Lo preocupante de las columnas del profesor Carlos es que muestra a sus alumnos de la UAM y de la UPN, que no sólo es posible violentar el “Estado de Derecho” bajo los atajos legales. Es también exigible a los medios ni siquiera publiquen los casos porque se estaría violentando la presunción de inocencia de 4 niños buenos, hasta que se demuestre lo contrario.

Y no, no es ninguna creencia que exista un vídeo donde estos chicos pidan perdón, ¿qué tan grave es lo que hicieron para que estén pidiendo perdón?

Tampoco es una -frustración colectiva- que estos chicos estén involucrados en un homicidio anteriormente.

Que quede claro, no me caen mal (como menciona Carlos), ni conozco a estos chicos. Pero sus presuntos crímenes están dejando rastros que difícilmente pueden ser soslayados no sólo por la justicia de Veracruz, si no también por la prensa, local y nacional.

No se trata de prensa que quiere generar encono entre “el proletariado resentido de la riquesa ajena”, eso es un prejuicio del profesor, se trata de que ricos y pobres están cometiendo crímenes que no están siendo tratados de la forma adecuada, no están generando justicia las autoridades competentes; y están generando ya un caos en todos los estratos sociales.

Todavía hoy el que llama “Tribunal del Pueblo Ciego e Iracundo” linchó a una persona en Ciudad Nezahualcoyotl por el robo de un celular, cosa menor comparada con la que se les acusa a estos jóvenes. El caos ya está en las calles y los linchamientos son sinónimo de impunidad y de complacencia por parte de autoridades y de profesores universitarios que anteponen la destrucción ética y el ejercicio poco responsible de “La Ley”.

Respecto a su nota sobre “feminazis”, pienso que no hay nada peor que tratar de silenciar la queja de una mujer ante la promoción de abusos sobre este género.

Sí, Carlos tiene razón, de millones de correos spam o virus que caen en mi bandeja no he comprado absolutamente nada, ni he caido en ellos, finalmente es promoción. ¿Pero cuántas otras personas sí han caido?

Subestimar el poder de la propaganda es permitir que la propaganda violenta puede atraer jóvenes al crimen por pensar que “es normal”. Si cree el profesor Carlos que la propaganda no es efectiva debería preguntarse cómo es que más de 100 mexicanos fueron atraidos por el grupo criminal Estado Islámico y murieron en Siria.

Y para no ir tan lejos, si cree que el narco o criminales en nuestro país no tienen estratégicas propagandísticas, está llevando al fracaso metodológico y ético de todas las generaciones que está instruyendo.

Desde su perspectiva liberal y anárquica siempre creerá tener la razón, incluso cuando defiende la portación de armas para la defensa personal cuando en realidad la portación de armas no es de corte liberal- anárquico en el Estado de Texas.

Todavía más preocupante que no encuentre las claras lineas de delimitaciones entre el liberalismo y el anarquismo, pero como he escrito, en el anarquismo cabe cualquier cambio de opinión tan rápido con la actitud práctica lo permita.

Al final, parece injustificable que el profesor Carlos Baños se contraponga ante los deseos de las mujeres a defenderse en los medios de comunicación de sus violadores o de propaganda que las quiere asimilar como objetos.



Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP