domingo, 18 de diciembre de 2016

El aprendiz

Muchos mexicanos (y en general el mundo del emprendedor de habla hispana), conocen la historia sobre “los japoneses y los peces frescos”, que llegan al consumidor final gracias a que se mete en los estanques un tiburón para que se mantengan activos, fuertes y saludables. Desconozco la veracidad de esta práctica, pero me di a la tarea de investigar quién acuño esta historia motivacional, y llegué hasta el fundador de la Cienciología,  L. Ronald Hubbard, (y hasta ahí detuve mi investigación).

Pues bien, a México le ha caído el tiburón a la pecera, lo que representa un gran desafío para las empresas mexicanas, grandes o pequeñas y en general para toda una sociedad.

Donald Trump es un pez grande dispuesto a comer peces pequeños; es una persona a la que se debe conocer a la perfección para poder asumir un papel de aliado o contrincante.

No importa que tan grande o pequeña sea tu empresa, negocio o profesión, lo único que sabemos es que el ritmo de los mercados se moverá, tan rápido se puedan ejecutar las decisiones del presidente de los Estados Unidos, es decir, a todos nos han puesto a competir en las ligas mayores.
Shinzo Abe el premier japonés y China levantaron la mano rápidamente para posicionarse como quienes detentan asumir el liderazgo del 40 % del comercio mundial, la zona Pacífico, tras el probable abandono de Estados Unidos del TPP.

México no levantó la mano para suceder este liderazgo por cuestión de condiciones, políticas, culturales, de seguridad pública entre otros. A diferencia de China y Japón, la unidad nacional es algo que parece lejano en México, pero si existe algo que en los demás países no, excepto Corea del Sur: “La disciplina familiar”.

México si tiene la capacidad económica de moverse tan rápido como los mercados lo requieran, las empresas familiares deben adaptarse rápidamente a los cambios de dinámica que requiera Estados Unidos porque el perdedor único de esto será el país vecino del norte si no nos observa como gran aliado frente a los intereses del gigante chino.

Richard Branson (fundador de Virgin), recientemente en la ciudad de Monterrey señalo que nuestro país tiene la posibilidad de ser el primero en el mundo, es decir, tomar decisiones sin perder el tiempo y de la misma forma eficaces, por lo que se observa a México como un país de emprendedores empresarios.

Estados Unidos, de llevar la producción automotriz a sus tierras, definitivamente tendrá un problema de desventaja competitiva con las fabricantes asiáticas y europeas ya instaladas en territorio mexicano. Pero no dejemos de pensar que el tiburón está en el estanque y cualquier cosa es posible; por lo tanto, nuestro país debe aprovisionar en cualquier escenario y mejorar nuestras relaciones económicas con el resto del mundo, para poder comercializar el resto de las marcas establecidas en nuestro territorio.

Mi texto que también sirva como una invitación a las marcas o empresas estadounidenses, que tengan dificultades por la gestión de Donald Trump, a observar a México como una excelente plataforma para implementar sus negocios.


Habrá que esperar si mañana lo ratifican los colegios electorales como presidente de los Estados Unidos.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP