lunes, 15 de octubre de 2012

La otra cara de Corona Capital


Fue un evento extraordinario, algunos estuvimos contentos por escuchar y ver a nuestros artistas favoritos, en mi caso de ver a las canadienses Sarah y Tegan a LP de los Estados Unidos y los México-americanos Neon Indian, (entre otros), pero detrás de este gran espectáculo podemos ver sólo una parte de la relación económica que se mueve dentro.

De la magia del espectáculo a la decepción del servicio.

Todo parece ser un encanto, hasta cuando las personas que asisten al evento deciden consumir un producto en el interior del Autódromo Hermanos Rodríguez. Miles de quejas respecto a vasos de cerveza que contenían sólo espuma, o rebajados con agua con el pretexto de que el hielo se derritió a demás de los precios que triplicaban el costo comercial de los líquidos. Vasos de 1 litro con 400 y hasta 600 ml. efectivos del líquido, a costos de 90 pesos de los cuales al vendedor se les otorgaba de ganancia 3 pesos; lo que los hacía obtener de entre los mil y dos mil pesos, dependiendo la suerte de ventas; en un sistema de competencia completamente saturado, donde los asistentes se veían acosados por los vendedores para estos pudieran obtener su mejor día; al estos últimos tener la presión de sus jefes inmediatos, con la misión de cumplir con una cuota mínima para el pago de su sueldo.

En todos los casos, a los trabajadores se les hacía trabajar más de 8 horas continuas y firmar pagarés por 50 mil pesos, para qué a quién al finalizar el evento no entregara su material completo tenía qué reponer esa cantidad a demás de cargar a las espaldas entre 20 y 35 kilos de peso de 7 am a 1am del siguiente día. Algunos relatan que para no sentir el peso tienen que consumir sustancias como la marihuana (que se vende al interior o intercambian) para poder continuar trabajando.

Sólo de un grupo de 60 vendedores llegué a detectar un flujo de efectivo del alrededor de 1 millón 450 mil pesos, que fueron 10 barriles por vendedor, por 15 vasos y el costo de estos mismos. Sin contar a grupos de alimentos, otras bebidas, souvenirs, otros 4 grupos de vendedores de cerveza, y el giro negro dentro del evento.

También observé un problema la salubridad en la que se entrega la cerveza, ya que nunca se limpian los tanques y mangueras con las que se sirven estas, los vasos del suelo son reciclados de inmediato en tinas de agua con hielo de la que se sacan los barriles de cerveza,- y efectivamente-, no hay agua para higiene básica; imaginemos, si no encontramos un baño con agua, cual será las condiciones en las que obligan a los trabajadores con varias horas, a servir la cerveza.

El consumo y tráfico de estupefacientes también estuvo a la orden del día, así como el flujo de dinero falso como en casi cualquier economía, y como siempre pierde el que se deja. Había marihuana por supuesto a veces de intercambio por cervezas cuando ya no tenían dinero algunos asistentes.

Al final del espectáculo, los pésimos organizadores convierten en enemistades tanto a los asistentes ven en vendedores grupúsculos de pillos y los vendedores ven en los asistentes hordas de avaros de clase media.
Lamento de todo esto la poca civilidad demostrada por parte de organizadores ante visitantes de diversas partes del país y de varias partes del mundo que vinieron a ver a sus artistas favoritos, con esto, se crea mucha desconfianza y desincentiva a visitantes a regresar a la capital y al país en plan de turismo. Al final todos pierden incluso OCESA de CIE.

Es por esto que tenemos poco atractivo turístico para eventos que deberían ser de talla mundial como este, es así pues que muchas personas del país y extranjeros, preferirían eventos en otras latitudes del mundo, que en nuestro país.

Una gran pena para la industria del entretenimiento en México monopolizada por unos cuantos con permisos excepcionales.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP