viernes, 19 de agosto de 2011

Antropología no es antropocentrismo:


Hay una película interesante que se llama el planeta de los simios, en la trama un virus letal acaba con todas las especies de perros y gatos del mundo, y finalmente el ser humano adopta a los chimpancés más que como compañía, los esclavizan al mostrarse inteligentes y serviles.

La visión esclavizante es única en la especie humana, cosa que no se ve en otras en el mundo, excepto algunos parásitos, y al no ser los perros sujetos de la esclavitud y servilidad que acostumbran algunas personas con esa visión arcaica; terminan siendo considerados como estorbo, o incluso peligrosos estos animales que sólo necesitan un cuidado excepcional al no estar dentro de la domesticación.

Pero dentro de los temas que tocan en la revista MX EMEEQUIS, es la interesante deducción sin fundamento teórico explicito, en la que hace el investigador Daniel Cazés Menache, al decir que sólo quizá los poseedores de animales tengan motivos bestiales (prácticas sexuales con animales) y no en pos de ser la raza superior del planeta, el sentimiento más universal que es la protección necesaria de estos seres.

También es notorio que hace poco en el Estado de Sonora, se desató una masacre contra estos animales con la justificación de que existieron más de dos mil personas mordidas por estos animales, lo que me hace pensar que hay más allá de un problema animal, uno de conciencia y responsabilidad o educación hacia el cuidado de estos animales.

1 No es necesario echar a la calle a estos seres, ya que se crean condiciones para su reproducción y asilvestramiento.

2 Conservarlos en casa y conocer las fechas de reproducción de estos animales y mantener separados a los machos de las hembras en sus épocas de apareamiento, es importante para quienes no poseen recursos suficientes para su esterilización.

3 Cuidar animales no es sinónimo de bestialismo o zoofilia, es por el contrario, conciencia de superioridad y la superioridad no dota a las personas de autoridad para destruir o acabar con la vida de los perros, y si así fuera por lo peligrosos que llegaran a convertirse, el confinamiento es suficiente no su aniquilación. La superioridad intelectual, sólo nos dota de mayor responsabilidad con toda la vida que existe en este planeta, y así fuese un caballo, un delfín u otra especie, la atención médica veterinaria es importante; el monitoréo biológico, sus patrones de enfermedades y la posibilidad de transmisión de las que posean a los seres humanos, debe ser investigado.

4 Antropología no es sinónimo de antropocentrismo, si bien hay muchos otros problemas humanos que conciernen a la más rápida atención como las hambrunas o las guerras, la mejor forma de resolverlas es atendiendo los problemas más cercanos que tenemos, e insisto este problema se llama inconciencia. Si no respetamos nuestro entorno, aprendemos a cuidar plantas y animales, tampoco sabremos cuidar de personas ni de las relaciones que articulan esta sociedad.

No existirían perros callejeros en una civilización que demuestra amor y no desprecio por los demás incluyendo a los otros seres; y la antropología no está hecha para estructurar un patrón de conducta universal humano, está hecha para estudiarnos, jamás para separar en la realidad nuestras relaciones con el entorno y esto incluye a los perros.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP