viernes, 5 de junio de 2009

La Razón de México descubre el hilo de la madeja

En su edición de hoy 4 de junio, en su primera plana, el periódico dirigido por Pablo Hiriart, destaca que la ejecución sucedida en la UNAM destapa un problema, a lo que de inmediato respondería que el narco menudeo dentro y fuera de las escuelas no es ninguna novedad, no sólo alumnos, si no también profesores, e incluso administradores de la máxima casa de estudios lo sabemos.

El Licenciado Hiriart, quien también es egresado de la UNAM y precisamente de la Facultad de Ciencias Políticas ha sido una de las tantas personas que han soslayado el problema y ahora nos toca a los estudiantes de este ciclo escolar y de esta generación acabar con ese grave problema comenzando a denunciar y a exponer nuestras vidas por culpa de aquellos que en su tiempo no hicieron su denuncia.

Pero también cabe señalar que a pesar de que el diario que publica tal noticia tenga información sobre los lugares de distribución, no haga las denuncias ante las instancias correspondientes, como siempre saltándose ese pequeño detalle que haría la diferencia en la lucha contra el narcotráfico.

Pero también el martes 17 de febrero de 2009, Hiriart justificaba la portación de marihuana por parte de muchacho diciendo que si se diera el caso, no tendría que ser sujeto de la acción de la justicia; ahora bien un narcomenudista que vende cigarros de marihuana en bajas dosis tampoco seria sujeto de acción penal, porque dentro de la facultad de ciencias políticas no se venden cigarros de marihuana un día o dos, se venden todo el tiempo, por lo que todo el tiempo podemos ver a estudiantes en estado canábico a plena luz y cualquier día de la semana, sin que nadie se inmute.

Sigo pensando, como muchas personas, que quienes consumen estas sustancias no las fabrican, por lo tanto están pagando al narcotráfico para que se compren armas como las que asesinaron a Ricardo Eduardo Valderrama a 200 metros de la rectoría y con las que se matan a policías, a soldados del ejército y a más de cuatro mil personas en 3 años por este motivo, y las personas no saben que contribuyen al crimen organizado, o lo saben pero hoy la ley no los puede sancionar.

Un cigarro de marihuana no puede costar 50 pesos, un gramo de cocaína no puede costar 300 pesos, su precio son los impuestos que ponen los narcos para comprar armas y todos somos culpables de este hecho, nadie se puede desligar de este problema, tenemos que ser responsables, y mucho más cuando se esta en la posición de escribir columnas de opinión.

Y finalmente no tenemos porque avergonzarnos de apoyar a organizaciones que buscan esclarecer el homicidio de Digna Ochoa y mucho menos de los Zapatistas o Marxistas, quienes pese a no estar de acuerdo con la institucionalidad se han mantenido cuando menos hasta hoy dentro del marco legal de nuestra sociedad.

Columna 17 febrero de 2009
La Marihuana, a debate.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP