martes, 27 de octubre de 2009

La modernización administrativa en México. I

En 1960-1980 de María del Carmen Prado.

El texto en su página 77 comienza describiendo las condiciones en las que los gobiernos soslayaron su trabajo en pro, del crecimiento dejando de lado la redistribución de la renta y permitiendo la creación de poderosos empresarios, industriales y comerciantes sedientos de liberalismo que pretendía en un siguiente momento desplazar la influencia del Estado, y lo que parece importante y hasta nuestra época lo seguimos padeciendo, es también sindicatos paralizados que engendraron clases dirigentes elitistas que no comprenden la problemática trabajadora, pero en cambió se convirtieron en canales de cooptación de votos y los mismos que justificaban la falta de cambios en las esferas de gobierno, por citar un ejemplo el hoy desaparecido SME.

Ayer algunos empresarios en las portadas de los diarios más importantes del país señalan que debe haber mayor apoyo de todos a las instituciones del Estado, en especial Presidencia.

Estos poderosos grupos empresariales al mismo tiempo critican severamente las propuestas del gobierno en su conjunto, tanto legislativo como ejecutivo por las importantes cargas impositivas que se están estableciendo como propuestas; y sus exigencias en cierto punto tienen sentido, si se continua extendiendo la carga fiscal a los que hoy ya pagan va a paralizar el comercio en el país, pero también debemos tomar en cuenta que la elusión de muchos de ellos sobre su responsabilidad ha traído consecuencias catastróficas, como el que LyF trabajara en números rojos.

Pero hoy también representantes de la Canacintra, el Consejo Coordinador Empresarial, la Concamin Servytur o la Coparmex entienden la importancia de contar con contrapesos en el gobierno a la hora de tomar decisiones, es decir el PRD sería de los pocos partidos ahora minoritarios que estaría dispuesto a apoyar el freno al aumento fiscal, sin embargo decidieron apoyar a PAN y PRI en las pasadas elecciones y crearon monstruos que necesitan recursos para pagar las elecciones de 2012 y preservar la clase política, todos incluyendo al mismo PRD.

Las condiciones actuales señalan 3 tipos de gasto necesario en un país que requiere millonarias cantidades invertidas; el primer tipo, son las que los grandes capitales exigen, como la infraestructura carretera y en telecomunicaciones para abaratar costos en sus inversiones y continuar expandiéndose para atender con calidad a sus clientes internacionales, por otro lado se encuentra el gasto también necesario en subsidios para ayudar a sacar de la pobreza a millones de mexicanos, educación para generar mayores oportunidades de desarrollo a las personas, salud pública, etcétera, lo que hace que la planeación para repartir los recursos incluida la deuda pública sea francamente insuficiente.

Y el tercer rubro del gasto es el que probablemente genere menos renta, en el que podemos ubicar a los partidos y la clase política de nuestro país.

Lo que seguimos preguntándonos, es ¿cómo le hacen los sistemas de aprovisionamiento social escandinavos para pagar altos costos impositivos y continuar con movilidad económica?

Nada nuevo lo que les relato, en 1970 ya se tenían estos problemas, los empresarios no quieren pagar más y recurren a mayor deuda extranjera.

Parece que una y otra vez caemos en el mismo bache sin poder salir de él.

Una propuesta interesante sería la movilidad social en todos los ámbitos, desde el político en donde el poder empresarial también debe participar, por cultura y decisión de cambios estructurales y por otro lado permitir la integración de los sectores sociales marginados a esta dinámica de mercado de la que han sido excluidos o sub-empleados como mera fuerza laboral y no sujetos de integración como talentos potenciales a las dinámicas del capital.

La modernización administrativa debe llegar a todos los sectores, desde los empresariales hasta los gubernamentales, en ambas la capacitación del personal debe centrarse en el desarrollo de sus talentos para incrementar la productividad, pero los beneficios se tienen que ir incrementando proporcionalmente al desarrollo de estas habilidades, ya que sin incentivos existe la posibilidad de que este personal se convierta en un mal elemento de la administración en cuestión.

Otro de los factores importantes son los “planes de desarrollo”, en el de liderazgo la cuestión organizativa tanto del área gubernamental como del sector privado; el diseño de planes, estrategias atractivas y bien fundamentadas, para que todos dentro de la organización tengan bien claro la importancia de su labor y además se puedan plantear estrategias claras para la mejora de las condiciones propias laborales, pero además tener una clara visión de lo que se tiene que obtener de su trabajo.

Plantear los escenarios, teórico, jurídico y económicos, son las bases para crear certidumbre y confianza entre los integrantes del proyecto. En el caso de los paquetes económicos para el presupuesto de ingresos carecen de todo esto, los empresarios no saben si va a dar a los programas sociales, ni al gasto corriente, estamos todos en una total incertidumbre, pero además se critican los gastos excesivos que van a dar a los partidos políticos.

Provoca en toda la sociedad, desde los empresarios hasta la sociedad civil participante, cierta extrañeza saber si el gasto corriente en la administración federal trae beneficios directos, si los programas sociales realmente actúan como re-distribuidores de la riqueza o también saber si los partidos políticos están actuando a favor de la democracia efectiva o de sus planes y estrategias ideológicas efectivas para el beneficio social sin contar a los organismos públicos descentralizados.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP