jueves, 3 de septiembre de 2009

Continúan los ataques contra la UNAM

Hoy miércoles 2 de septiembre de 2009, me encuentro en la columna Heterodoxias de Otto Granados, donde duda de lo justas que son las exigencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, y se pregunta donde queda la rentabilidad real que les están generando las universidades públicas a la nación.

Primera respuesta a su cuestionamiento:

Titular de Gaceta UNAM 17 de agosto de 2009, “científicos de la facultad de Química crean adhesivo y barniz a partir de desechos de unicel” “instituto de biología encuentra propiedades para mejorar la alimentación en el árbol de moringa”
Ahora veamos que cursos y actividades se imparten o se realizan en la UNAM para elevar la productividad del país:

Colegio de Ciencias y Humanidades invita a talleres de sexualidad, pruebas de VIH, orientación sexual, información sobre prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Facultad de Economía: repercusiones políticas del golpe de Estado en Honduras.
La Dirección de Cómputo académico crea la biblioteca digital de medicina tradicional mexicana.

Instituto de Ingeniería: invita a los talleres de integración de proyectos industriales, patentes y planes de negocios.

Facultad de Ciencias invita a los talleres de Hidroponía, o a los cursos de finanzas corporativas.

Sólo por comentar algunas y en un único día, y sin contar las que se hacen en el IPN la UAM u otras universidades. Me temo que su nula información Señor Granados, sobre lo que se hace en la UNAM lo cierra a tener una corta visión del alcance que se puede dar a nuestra nación la asignación correcta de recursos a una institución tan importante como es la UNAM.

Respecto a los 80 mil pesos que cuesta un alumno, es una reverenda calumnia, a los alumnos se les enseña y se van después a integrar el sector productivo de este país, claro si se les da la oportunidad y si no se les desprestigia, pero la UNAM no sólo adiestra alumnos, también provee servicios como el sismológico nacional, el instituto de astrofísica (si no sabe para que puede servir, es para evitar que asteroides le caigan en la cabeza, o desarrollar tecnologías satelitales con las que usted se comunica en los celulares), y los buques oceanográficos (para medir la posible contaminación que crea la industria a la biodiversidad entre otras cosas), en fin, este país no sería absolutamente nada sin el esfuerzo de la UNAM y de toda la comunidad que ahí trabaja.

No se trata de insensibilidad, se trata de mejorar la educación para mejorar las condiciones de este país, en el que se gasta 1% en ese rubro, y dígame, ¿usted gastaría 1% de lo que percibe de salario en educación para sus hijos?, ¿gastaría aunque sea el 1% en la empresa que trabaja para capacitar a su personal? ¿o reciclaría rotando su personal por nuevas generaciones egresadas de escuelas públicas? , No volvamos al país de las mentiras y la hipocresía señor Otto Granados, seamos justos, por cada peso que nuestro país le invierte, que los sujetos fiscales le invierten, se obtiene desarrollo, capacitación, ciencia, menores indicies de delincuencia; y la hipocresía está dentro del gobierno que prefiere contratar técnicos universitarios de escuelas privadas y no les otorga oportunidades a científicos destacados de las universidades públicas de las que hoy les reclama su ausencia en el crecimiento del país.

¿Cuándo se ha acercado la Administración Federal o los Congresos Federales, Estatales y municipales a pedir asesoría, a invitar a trabajar a los egresados de la UNAM?

Pero eso sí, un ejército de voluntarios estudiantiles, tenemos que ir a nuestras localidades a hacer del polvo un lugar digno para vivir aprovechando los recursos y las oportunidades que nos puede dar la Máxima Casa de Estudios.

O hagamos otro cuestionamiento: cuando le pregunté a Pemex Exploración y Producción si invierten en investigación y si me pueden dar cifras sobre que resultados en cuanto a productividad les estaba dando esta inversión, no tenían un sólo dato, porque no tienen idea de que la rentabilidad de las empresas se puede sacar de ese parámetro, ah! ¿Pero de quién estoy hablando? De nada más y nada menos que su compañero de trabajo Carlos Morales Gil director de Pemex Exploración, y hoy leo,a tres años de estar laborando ahí, se da cuenta de que este es el camino indicado aunque quejándose de las regulaciones administrativas y fiscales.

El enemigo en casa, está en la suya, en su periódico La Razón de México señor Otto, quienes desinforman a este país utilizando brujos para sacar notas pseudo-periodísticas, están ahí en La Razón de México; con todo el respeto que me merecen algunos de sus colaboradores muy destacados como Karla Ponce que si hacen su trabajo.

Yo prefiero la ciencia y el desarrollo de la UNAM que saber si en La Razón de México saben leer las runas o las cartas o la mano de “Juanito”, porque es así como ustedes plantean sus proyecciones a futuro.

Nota completa:
La Razón de México


Nota relacionada:
La Jornada

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP