lunes, 17 de agosto de 2009

México responde ante la crisis I

He sido por largo tiempo enemigo del comercio de productos importados de forma ilegal o que representan competencia desleal y perjuicio a nuestros mercados y fiel aliado de la producción de nuestro país desde los creados artesanalmente, hasta los de tecnologías complejas a tal grado de comenzar a distinguir las formas de acabados de los nuestros frente a la competencia.

El comercio informal en nuestro país es tolerado dada la imperiosa necesidad de empleos para la supervivencia y el bienestar de muchas familias, sin embargo en últimas fechas se ha convertido en el principal enemigo de la gestación de nuevas empresas mexicanas ya que es a través de este donde se distribuye gran cantidad de mercancía ilegal que circula a lo largo y ancho del territorio nacional y de una u otra forma da a parar a nuestros hogares.

Esto tiene como desenlace una especie de suicidio colectivo, puesto que se abandona la industria nacional sustituyéndola por productos y servicios extranjeros de baja calidad y costos, continuando así empujando a la informalidad y a la ilegalidad de personas que pierden sus empleos.

Otro de los factores que afecta la manufactura nacional es que los dueños de las fabricas y algunos comercios al verse acorralados frente a esta situación desmantelan las factorías y se convierten en importadoras de mercancías asiáticas ante la imposibilidad de competir con mercancías de sello nacional.

La reducción arancelaria, el poco interés por conservar los empleos o la guardia baja en las fronteras han impedido enfrentar este problema de forma práctica, además las mercancías que ingresan a nuestro país pasaron por practicas dumping en sus países de origen, como en ocasiones lo han hecho los Estados Unidos con el arroz o el maíz.

Pero también los mercados de estos países son enormes lo que abarata los costos de mercancías y la competencia entre tecnologías se hace ruda en cambio en nuestro país dependemos de la tecnología que llega poco personalizada tanto para nosotros como para la región, por lo que en ocasiones tienen costos mayores de implementación y mantenimiento por el atraso tecnológico que se sufre al haber cerrado la posibilidad de ingresos al Estado por toda esta cadena de sucesos, lo que termina en inversión escasa en desarrollo, educación, también los desplomes presupuestarios acarrean subejercicios y perdidas millonarias que podrían ser empleadas en gasto social o para la misma modernización del aparato burocrático.

Translate

  © Blogger template 'Minimalist F' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP